Hacia al final, eso, se vislumbra a lo lejos, donde el sol no llega a acariciar la superficie de las cosas. Los árboles tupidos cubren el cielo azul. No dejan pasar los tibios rayos del sol. Hojas verdes, amarillas y naranjas. Pequeñas, grandes y medianas, tornasoles infinitos. Brotan, para desprenderse. Muertas, se apilan, se abrigan las unas a las otras.

Forman algo. Pero, son amorfas.

Pequeño cementerio de naturaleza. Se escabullen. El viento, a su antojo, las esparce caprichoso.

Algunas, encuentran el pedazo de tierra que las circunda. Entonces, se cubren de barro. Se descomponen. Pierden su espesor. Despojos… de algo. Penetran y brotan. Se pierden. Se desconocen.

Otras, se rompen con la fuerza de las ráfagas. El destrozo es instantáneo. Se riegan por veredas, techos, plantas. Incluso, algunas, pequeñas partículas de la nada, impactan en los ojos atentos de los vivos.   

Belleza putrefacta. Fagocitada. Virtud máxima. Nunca ajena a su debilidad intacta / originaria. / primaria /necesaria.

Publicado por Camila De Benedetti

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Escritora, periodista, ghostwriter / escritora fantasma y creadora de contenido freelance. Twitter: @DettiMila Mail: camidb88@gmail.com

5 comentarios sobre “

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: